estás viendo
@Noticias Inmobiliarias

Renta Corporación presenta concurso voluntario de acreedores con una deuda que asciende a 185 millones

Fuente: Expansión.com – 19/03/2013

 
Renta Corporación es otra de las inmobiliarias españolas que sufre el azote de la crisis. Su consejo de administración ha decidido acogerse al concurso voluntario de acreedores, con una deuda de 185 millones. Además, podría presentar un ERE para más de la mitad de sus 46 trabajadores. Su cotización se encuentra suspendida desde antes de la apertura del mercado.

Renta Corporación. La inmobiliaria catalana que preside Luis Hernández de Cabanyes es otra de las grandes inmobiliarias que desde el comienzo de la crisis se ha acogido a la Ley Concursal.

Esta inmobiliaria que comenzó a cotizar en abril de 2006 no ha logrado una acuerdo con la banca para solucionar sus problemas de tesorería, con lo que se ha visto abocada a presentar el concurso voluntario de acreedores ante los Juzgados de Barcelona. A este concurso, también se suman sus filiales Renta Corporación Real Estate SAU, Renta Corporación Finance y Renta Corporación Core Business.

La decisión de acogerse a la antigua suspensión se pagos se ha adoptado “además de en cumplimiento de un deber legal, como medida para viabilizar la compañía y el grupo y como la mejor alternativa para proteger los derechos de todos sus acreedores”, apunta Renta Corporación en un comunicado que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La Sareb, dispuesta a ayudar a la inmobiliaria

Los bancos acreedores de la inmobiliaria son la Sareb (el banco malo), Banco Popular, ING Real Estate Finance, Deutsche Bank, SAE, Banco Caixa Geral y Caixabank, a quienes adeuda 162 millones. De este importe, 50 millones corresponden a la Sareb. Pero a este pasivo habría que sumar 23 millones adicionales que debe a la Hacienda Pública por diversos conceptos, mientras que el resto de acreedores son minoritarios con cantidades residuales. De manera que su deuda total asciende a 185 millones.

La Sareb atribuye esta declaración de insolvencia a la difícil situación que atraviesa el mercado inmobiliario y ha manifestado su “mejor disposición” para seguir trabajando en buscar la “solución más idónea”. Asimismo, recuerda que en los dos últimos meses la banca acreedora ha intentado reestructurar su deuda en dos ocasiones, aunque de forma infructuosa.

El equipo de Renta Corporación, que cuenta con una plantilla de 46 trabajadores, explica que entiende “el concurso de acreedores como una etapa transitoria y seguirá defendiendo la continuidad de la compañía”. Por tanto, la declaración de concurso “no interrumpirá la continuidad de la actividad empresarial”, tal y como establece la Ley Concursal.

No obstante, la compañía podría presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) para “más de la mitad” de la plantilla de 46 trabajadores con que actualmente cuenta, según recoge Europa Press.

Esta decisión de acogerse al concurso de acreedores figuraba como punto único en el orden del día del consejo de administración de la compañía que comenzó a las 10 horas, según reconocía a primera hora de la mañana la inmobiliaria catalana al regulador de los mercados.

Este anuncio llevó de forma inmediata a la CNMV a suspender la cotización de la inmobiliaria catalana de forma cautelar antes de la apertura de los mercados. Los títulos de Renta Corporación cerraron la sesión de ayer en 0,57 euros, tras ceder un 3,39%. De manera que su valor en bolsa asciende a 14,93 millones de euros, un 5,8% menos que hace un año.

Reduce su deuda, pero no todo lo necesario

El pasivo de esta inmobiliaria se redujo el pasado año hasta 159,8 millones de euros, es decir, 35,7 millones menos que en 2011. Asimismo, cerró el ejercicio 2012 con una mejora de su beneficio del 9%, hasta los 3,6 millones de euros, gracias a la venta de un inmueble valorado en 36,2 millones a dos entidades financieras que actuaban como acreedoras, es decir, mediante dación en pago. A fecha de hoy su pasivo alcanza los 185 millones.

Pese a los esfuerzos para reducir su deuda, Renta Corporación no ha logrado ajustarse a las previsiones de su plan de negocio, cuyo objetivo era desprenderse de su pasivo en un periodo de ocho años a través de daciones en pago.

Y es que, según reconoció la propia empresa en su último informe de Gobierno, “dada la apatía de los mercados financieros, la liquidez constituye uno de los elementos más críticos de la gestión de la compañía”. De hecho, hace dos años Renta Corporación ya bordeó el concurso de acreedores. Pero finalmente logró un acuerdo con la banca a través del cual traspasó activos por 118 millones de euros.

Sus inversiones netas ascendieron en 2012 a 7,3 millones, mientras que su patrimonio neto se redujo en 16 millones respecto a 2011, hasta los 9,6 millones.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: